We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

Liberia: ¡Los trabajadores de la salud combaten una enfermedad mortal desconocida!

08 Junio 2017
Meningitis outbreak
Una epidemia repentina en Liberia ha puesto de manifiesto las deficiencias que siguen existiendo en la capacidad de reacción rápida y eficaz del país. Los trabajadores de la salud piden poder tener acceso al equipamiento médico y de laboratorio para evitar retrasos en los diagnósticos.

Se notificó un “conglomerado de incidentes sanitarios inexplicados” en la ciudad de Greenville, en el condado de Sinoe, que acabó en pocos días con la vida de 13 personas pocas horas después de la celebración de un funeral.

El primer caso se registró el 23 de abril con una niña de once años, que fue la primera paciente que ingresó en el hospital J.F. Grant de Monrovia con síntomas de dolor de cabeza, vómitos, dolores abdominales, diarrea, debilidad y confusión mental. Cuatro horas más tarde, la paciente falleció. El número de casos se aceleró y el número de personas afectadas ascendió a 26, 13 de las cuales habían fallecido el 30 de abril, lo que representa una tasa de mortalidad del 50%, según el informe de la situación proporcionado por el Ministerio de Salud.

Desde el 25 de abril y en adelante, el único resultado de investigación de laboratorio médico disponible sobre esta crisis había dado negativo para la enfermedad por el virus del Ébola. Gracias al apoyo del Centro para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) se enviaron algunas muestras para realizar un análisis toxicológico.

La situación se propagó a 11 comunidades de la ciudad de Greenville y a otros dos condados de Liberia. Según el informe de la situación del Ministerio de Salud, en Sinoe se produjeron 10 muertes y hubo 12 supervivientes; en el condado de Montserrado se produjeron dos muertes y no hubo ningún superviviente; y en el condado de Grand Bassa se produjo una muerte y hubo un superviviente. Según parece, todos estos casos están vinculados a personas que asistieron al mismo funeral, velatorio, entierro y a las actividades de la recepción en Greenville, en el condado de Sinoe, el 22 de abril de 2017, y todas ellas presentaban los mismos síntomas y señales.

El incidente llamó la atención de los ciudadanos de Liberia, porque de manera similar, en 2014, tras unas actividades funerarias, un extraño conglomerado de casos mortales pilló por sorpresa a la ciudad de Dolo, en el condado de Margibi, y acabó con la vida de numerosas personas. Más adelante se comprobó que era el Ébola. Se comprende así por qué las autoridades sanitarias no tardaron en anunciar que no se trataba del Ébola.

De manera general, el gobierno y sus socios reaccionaron correctamente al poner en marcha un mecanismo de respuesta para la participación de la comunidad: la trazabilidad de los contactos, la prevención y control de la infección, los equipos de visita de casa en casa y la vigilancia fueron muy oportunos, y al mismo tiempo se recogieron regularmente muestras para las investigaciones de laboratorio.

Lamentablemente, el Ministerio de Salud tardó casi dos semanas en diagnosticar este episodio como una meningitis.

Curiosamente, el diagnóstico solo se produjo cuando no hubo nuevos casos y todos los demás pacientes o habían muerto o habían sobrevivido y estaban estabilizados.

Éste es un ejemplo clásico del contexto de la salud resiliente en el que se encuentra el trabajador de la salud liberiano. Debe tratar a los pacientes sin conocer su diagnóstico debido a la falta de equipamiento médico básico y de reactivos de laboratorio y otros suministros, lo cual ya no es noticia en Liberia. Por lo tanto, ni siquiera la meningitis pudo ser diagnosticada en el país.

Lamentablemente, mientras el resto del mundo trata la causa de las enfermedades en base a un diagnóstico, respaldado por los resultados de la investigación de laboratorio propios de nuestra época, los trabajadores de la salud de Liberia siguen tratando síntomas y señales sin contar con los medios adecuados. Este procedimiento de ensayo y error para el tratamiento es inaceptable y no debe permitirse que continúe. ¿Cuántas víctimas habrían sobrevivido si los trabajadores de la salud hubieran podido obtener el diagnóstico correcto en un plazo de 24 a 48 horas?

NAHWAL felicita a los proveedores de atención médica del condado de Sinoe y al equipo de salud del condado de Sinoe. Estamos agradecidos a CDC y a la OMS por haber ayudado al Ministerio de Salud en esta crisis. Mientras tanto, NAHWAL por la presente pide a la legislatura nacional que entre en razón para incrementar la asignación presupuestaria destinada al Ministerio de Salud con el fin de desarrollar las infraestructuras y los recursos humanos y garantice que el dinero sea utilizado para el propósito previsto de mejorar el servicio de la salud de Liberia.

Este artículo es un extracto del boletín “Derecho a la Salud – número 02/2017”. Suscríbase al boletín informativo el “Derecho a la Salud”. Envíenos sus artículos.

Ver también