Turquía: La Represión de sindicalistas continúa

11 Octubre 2012
Nueve mujeres sindicalistas militantes ante el tribunal en Ankara; tres fueron devueltas a la prisión, seis fueron liberadas en espera del proceso. Özkan Yorgun está protestando frente a la corte en Ankara donde el proceso de su esposa está desarrollándose.

Delante del tribunal en Ankara en donde el proceso de su esposa está teniendo lugar el 4 de octubre 2012, Özkan Yorgun explica como sus dos hijos han sido profundamente afectados por los arrestos de sus padres, ambos sindicalistas militantes. Al menor le es difícil concentrarse en los estudios.

“¿Como reaccionaría usted si arrestaran a su padre y a su madre delante de usted? Usted se vuelve nervioso… Primero fue su madre y luego cuatro meses después su padre,” dice Özkan Yorgun, el marido de Bedriye Yorgun que es una de las sindicalistas femeninas arrestadas y encarceladas el 13 de febrero 2012. Özkan Yorgun, el mismo fue tomado por la policía en la segunda ola de arrestos el 25 de junio cuando 58 miembros del sindicato recibieron órdenes de aprehensión.

Bedriye Yorgun es enfermera y secretaria de la mujer del Sindicato de Trabajadores de la Salud, SES. Entre 2008 y 2011 ella actuó como presidente del SES. El SES está afiliado a la KESK, la Confederación Sindicalista Independiente de Turquía.

El ruido de 5 000 manifestantes roda delante del tribunal de Ankara mientras que Özkan Yorgun relata su historia. Altavoces emiten con estridencia discursos de los representantes del sindicato, Venceremos- la famosa canción de la época de la Unidad Popular en Chile ante el golpe militar del 1973; canciones de la oposición turca y música kurda -- lo cual hace que los miembros del KESK bailen danzas tradicionales kurdas delante del austero tribunal turco.

El tema de la autonomía kurda sigue siendo sensible e impacta incluso este proceso -- las 15 sindicalistas detenidas son kurdas. Veinte por ciento de la población de Turquía es kurda pero a los niños kurdos no les ofrecen la educación en el idioma kurdo y los enfrentamientos entre los militares turcos y el PKK (Partido de Trabajadores Kurdos) han incrementado durante este año.

Seis de las mujeres fueron puestas en libertad bajo fianza después de haber sido detenidas, pero nueve permanecen en prisión y este 4 de octubre era un alegato para su puesta en libertad.

Todas las mujeres son acusadas por estar involucradas en una organización kurda, el KCK (Unión de Comunidades Kurdas). Cualquier persona que desafíe al gobierno del AKP (Partido de la Justicia y del Desarrollo), que ha estado en el poder durante 10 años bajo el liderazgo de Recep Erdoğan, corre el riesgo de estos cargos. El  hecho que el AKP esté poniendo cada vez más énfasis sobre actitudes y valores conservadores, particularmente hacia las mujeres, y su promoción de la religión en la educación, preocupan a turcos y kurdos liberales.

¿Porque el gobierno turco toma como blanco a las mujeres del KESK?
El sindicato de profesores del KESK ha llevado a cabo una campaña contra las reformas educativas del gobierno que se aprobaron en marzo 2012 y el sindicato de trabajadores de la salud defendió el derecho de convenio colectivo de trabajo.

Además de la resolución de los sindicatos, el KESK lucha a favor de las políticas de discriminación positiva y contra las discriminaciones entre sexos. Las mujeres forman la mitad de los socios del KESK y tienen un rol importante. Esta imagen de la mujer, independiente y militante en el KESK, se contradice con la imagen conservadora de la mujer del gobierno AKP en cuanto al papel de las mujeres en sociedad turca.

Özkan Yorgun dice rotundamente que hay que estar preparados para recibir este trato “Si eres opositor del gobierno, un demócrata, si eres mujer, si eres socio del KESK, o si eres kurdo.”

Özkan dice que el caso de Bedriye Yorgun muestra lo que pasa con militantes femeninas del KESK. El fiscal pide 45 años de encarcelamiento. Es decir, seis cargos de ‘propaganda’ con cinco años cada uno y 15 años de pena por ser socio del KCK. Los crímenes de propaganda incluyen: llamar a una cadena de televisión dos veces; escribir un artículo por una cadena de televisión kurda; escribir un artículo sobre la salud; apoyar la enseñanza del idioma kurdo, lo cual es ilegal en Turquía. Además, en 2009, para el día Internacional de la Mujer,  pronunció un discurso en defensa de los derechos de la mujer. Özkan Yorgun señala que las pruebas que se encuentran en el dossier de Bedriye se tratan de su trabajo como sindicalista y en defensa de los derechos de la mujer. No existe prueba de su enlace presunto con el KCK.

Apoyo internacional de Europa
Özkan terminó de hablar cuando 27 delegados internacionales llegaron de Bélgica, Chipre, Dinamarca, Francia, Grecia, Alemania, Suecia y Gran Bretaña.

Desde el bus con un altavoz, el sub-asistente del secretario general de la Unión de Servicio Público de Europa, Jan Willem Goudriaan, causó gran aprobación de la muchedumbre al utilizar algunas palabras kurdas en su discurso. Más tarde, cuando se le entrevistó, hizo la remarca que aunque Turquía ha firmado convenios con la Organización International del Trabajo, enfrenta procesos por haber violado estos convenios.

La fuerte aprobación de los manifestantes aumentó cuando Stephen Benedict de la Confederación Sindical Internacional trajo saludos de 175 millón de socios.

Regitze Flannov que es profesora y miembro del sindicato dinamarqués de profesores dice en una entrevista que faltando la participación sindicalista, Turquía no tendrá una democracia fuerte. Ella está preocupada porque procesos en 2011 contra socios del KESK han tenido como consecuencias largas condenas, que ahora están en apelación.

El proceso comienza en la tarde. Los oficiales de KESK, los delegados y los parientes entran en el tribunal. Los manifestantes se quedan gritando consignas de apoyo. A las nueve de la noche, después de una manifestación de once horas, Lami Özgen, presidente del KESK, sale para dar a conocer la decisión de los jueces.

Tres de las detenidas se quedan encarceladas: Güldane Erdoğan, la secretaria de la mujer del sindicato de profesores del comité local 2 de Ankara, Eğitim Sen; Güler Eleveren la secretaria de la mujer de la Unión de Trabajadores Municipales , TÜM BEL-SEN; y Bedriye Yorgun observada por sus dos hijos en el tribunal. Bedriye Yorgun y Güldane Erdoğan intentaron hablar kurdo durante el proceso pero se les negó el permiso. Seis de las militantes fueron liberadas hasta el proceso de las 15 mujeres.

La confederación internacional de Servicio Público Internacional y su afiliado la Unión de Servicio Publico de Europa , con la Confederación International de Sindicatos, y muchos otros que apoyan a las mujeres, continúan movilizándose en defensa de estas trabajadoras.

Mientras que buses con 5 000 manifestantes volvieron a las ciudades turcas, tres muy valientes sindicalistas femeninas volvieron a sus celdas en una prisión turca de alta seguridad.

Un informe especial para Public Services International por Tim Baster e Isabelle Merminod

 

Ver también