We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

Incumplimiento tributario dificulta la mejora de vida de las mujeres y niñas en Perú, dice un estudio de la ISP

22 Junio 2018
Según el informe lanzado en el marco del Día Internacional de los Servicios Públicos, que se celebra este 23 de junio, con el monto no recaudado debido a la evasión y elusión fiscal en el país andino entre 2006 y 2016, se habría podido más que duplicar el presupuesto asignado a los servicios sociales, beneficiando las posibilidades de mejora en la calidad de vida y opciones de desarrollo de mujeres y niñas.

La Internacional de Servicios Públicos (ISP) divulga este viernes, 22 de junio, el estudio “Servicios públicos básicos, evasión y elusión tributaria 2006-2016: impacto en las mujeres y niñas. El caso del Perú”. El informe, lanzado durante el foro “Justicia fiscal y género”, que tiene lugar en Lima, capital peruana, es parte de un esfuerzo de la organización, con el aporte de la Friedrich Ebert Stiftung-FES, por evidenciar la importancia de la tributación y su relación directa con la inversión pública y el ejercicio de los derechos humanos de las mujeres. 

El estudio, que se lanza en el marco del Día Mundial del Servicio Público, 23 de junio, señala en sus conclusiones:

“La tributación es la primera fuente de los recursos que tiene el Estado para cumplir con sus funciones y, por lo tanto, constituye un factor fundamental para las finanzas públicas. Ante este escenario, la evasión y elusión tributaria reducen significativamente las posibilidades reales de desarrollo de un país”.


Lea también:

A des-patriarcalizar el Estado en pos de Servicios Públicos que transformen las relaciones de género


Según el documento, elaborado por Patricia Fuertes Medina y Jackeline Velazco Portocarrero, “existe una relación directa entre recaudación y asignación del gasto público en servicios básicos”. Es así que una otra conclusión del estudio para el caso peruano durante el período 2006-2016 es que una mayor recaudación trae o permite un mayor gasto público y, por ende, aumenta las opciones de que se expanda el gasto social.

En el periodo analizado, 2006-2016, se encuentra que los valores del índice de incumplimiento tributario oscilan entre 46,1% y 57,3% para el impuesto a la renta y el 29,2% y el 40,2% para el IGV. Este comportamiento refleja la poca efectividad de la política tributaria en reducir la evasión y elusión; situación que afecta la disponibilidad de fondos para financiar el presupuesto público y mejorar el gasto en servicios públicos básicos.

Con el monto no recaudado debido al incumplimiento tributario, se habría podido más que duplicar el presupuesto asignado a los servicios sociales, beneficiando las posibilidades de mejora en la calidad de vida y opciones de desarrollo de mujeres y niñas.

Por otra parte, lo novedoso del caso peruano es que hubo crecimiento del gasto en servicios sociales públicos básicos. Eso se puede explicar por una voluntad expresa del Estado peruano, que por su vez se vio favorecida por un largo período de expansión económica. Pero lo que ha hecho falta y constituye el reto de los próximos años es lograr que los programas y los servicios sociales cuenten con una orientación hacia la igualdad de género, es decir, busquen la reducción de brechas de género.

Otra tarea pendiente es mejorar el monto de financiamiento y la ampliación de servicios cruciales para mejorar la vida de las mujeres y niñas y que hoy son marginales (en ambos términos) tales como: los servicios de cuidados, la promoción del empleo, la mejora de los servicios de justicia, la protección de grupos vulnerables y la prevención del embarazo adolescente. Pues, se observa que donde el gasto ha sido marginal y sin orientación hacia la igualdad de género no hay impactos positivos en la vida de mujeres y niñas.

Por ejemplo, la persistencia y el aumento de la incidencia del embarazo adolescente en el periodo corre en paralelo con la marginalidad del gasto social orientado a su prevención y tratamiento. Así como también va en paralelo con la reducción del apoyo presupuestario a acciones y servicios estratégicos como el de educación sexual integral en las escuelas peruanas.


Ver también