El TISA perjudica las acciones de la COP21, según un análisis del Anexo sobre la energía filtrado a la prensa

30 Mayo 2016
Greenpeace, sindicatos y Our World Is Not For Sale (OWINFS), la red sobre acuerdos de comercio internacional, advierten que el acuerdo de comercio que se está negociando en secreto, el TISA, perjudica las acciones encaminadas a frenar el cambio climático.

Un informe publicado hoy por la Internacional de Servicios Públicos (ISP) ​—una Federación sindical internacional que representa a 20 millones de trabajadores y trabajadoras en todo el mundo​— revela que la reunión ministerial sobre el TISA, prevista el 1 de junio en la sede de la OCDE en París, examinará unas propuestas rechazadas hace ya una década que perjudicarán el avance logrado en la Cumbre COP21 de diciembre y en las conversaciones sobre el clima que se están celebrando este mes en Bonn.

“Los gobiernos que estén disponiéndose a implementar el Acuerdo de París podrían encontrar que sus ministros de Comercio obstaculizan sus esfuerzos en las negociaciones del TISA”, advierte el informe TiSA Vs Climate Action: Trading Away Energy Democracy (El TISA frente a la acción climática: la democracia energética en venta), un análisis detallado del Anexo del TISA sobre energía y servicios afines, recientemente filtrado a la prensa.

“El TISA recicla ideas propuestas por Enron y Halliburton ya en 2005 y rechazadas entonces por los negociadores estadounidenses. La propuesta de que la normativa energética debe ser tecnológicamente neutral es un intento de aislar a las industrias de combustibles fósiles de los cambios en la política climática”, advierte Robert Stumberg, Profesor de la Universidad de Derecho de Georgetown, en Washington, y experto en comercio internacional.

“Contradice los incentivos normativos y económicos a las energías renovables existentes en los Estados Unidos, Canadá, Europa y en otros países. Ello implicaría una paralización del avance hacia los empleos en el sector energético del futuro”, afirma.

TiSA Vs Climate Action destaca que el acuerdo probablemente propiciará la expansión de la explotación de los combustibles fósiles y que ello exacerbará el cambio climático. Al requerir a los países que participan en las conversaciones del TISA que traten por igual a todos los proveedores de energía ​—independientemente de la fuente de procedencia de la misma​—, el acuerdo pone en riesgo los esfuerzos por promover las tecnologías limpias y el abandono de las fuentes energéticas contaminantes como el carbón y el petróleo.

La publicación de este informe coincide con las protestas contra el TISA convocadas en Ginebra y París (ver abajo) y se produce poco después de la reciente filtración a la prensa de texto TTIP desde Greenpeace Países Bajos, que hizo saltar la voz de alarma sobre cómo los acuerdos comerciales están minando las medidas para combatir el cambio climático.

Susan Cohen Jehoram, activista internacional contra el TTIP en Greenpeace, afirma: “Esta filtración revela que el TISA, al igual que otros acuerdos comerciales, incluye medidas que ata las manos de las autoridades políticas que están intentando implementar el Acuerdo de París sobre el clima”.

“Los acuerdos comerciales, en lugar de socavar las políticas climáticas, deben diseñarse para propiciar las medidas de lucha contra el cambio climático. Resulta inaceptable que acuerdos comerciales como el TISA, el TTIP o CETA estén siendo negociados en secreto, a expensas de la ciudadanía de a pie y del medio ambiente. En lugar de tirar por la borda la protección medioambiental en beneficio de las grandes corporaciones, todos los acuerdos comerciales deben anteponer tanto la lucha contra el cambio climático como la transparencia”, añade.

Rosa Pavanelli, Secretaria General de la ISP, afirma que cada vez está más clara la razón por la que nuestros gobiernos intentan ocultar estas negociaciones llevándolas en secreto: “Los medios para lograr los modestos objetivos acordados en París el año pasado no se están negociando, por interés de las grandes corporaciones del planeta”.

Esto significa que, una vez acordado el TISA, los gobiernos tendrán poca autoridad para definir sus normas. Una vez más, nos preocupa enormemente no sólo el cambio climático y el futuro del planeta, sino nuestras democracias actuales, subyugadas bajo el peso de los intereses de las corporaciones”, añade.

Deborah James, de Our World Is Not For Sale, la red contra los acuerdos comerciales que propician globalización corporativa, confirma que “dado que más del 80 % de la energía primaria del mundo procede de combustibles fósiles que emiten gases con efecto invernadero, cualquier cosa que limite nuestra capacidad de cambiar hacia una energía limpia en el futuro es perjudicial para el planeta”.

El estudio de la ISP lo llevó a cabo Victor Menotti, Director Ejecutivo del Foro Internacional sobre Globalización, que ha escrito e investigado extensamente acerca del impacto del comercio mundial sobre los ecosistemas.

La ISP va a lanzar, además, un video de animación que cuenta la historia de los efectos del TISA sobre la soberanía energética y la acción climática por la ciudadanía mundial: [https://www.youtube.com/watch?v=BfRcOElgSRM]

La ISP ya ha publicado varios informes de investigación que demuestran que el TISA frenará la vuelta de las privatizaciones fracasadas a manos públicas y limitará la capacidad normativa de los gobiernos.

 

Protestas en París y Ginebra

Manifestantes airados contra el TISA por socavar la democracia. Ciudadanos y ciudadanas preocupados, sindicatos y organizaciones de la sociedad civil se manifestarán hoy (30 de mayo) a las 12 p.m., ante la misión de la Unión Europea en Ginebra – Rue du Grand-Pré, 64 –, para protestar mientras los embajadores representantes de los países TISA están reunidos dentro discutiendo las negociaciones en curso.

La 18ª ronda de negociaciones del TISA comenzó en Ginebra el 26 de mayo y finalizará el 3 de junio. Dicha ronda coincide con la reunión ministerial TISA prevista en la sede de la OCDE, en París, el 1 de junio.

Esta reunión de París también provocará las protestas de Nuit Debout, la comunidad de estudiantes, trabajadores y académicos franceses que viene denunciando el TISA y acuerdos comerciales similares por su falta de democracia.

El movimiento de protesta internacional ​—que para determinar los peligros del TISA se basa, por ahora, exclusivamente en las filtraciones de WikiLeaks​— exige a los líderes políticos la publicación del texto completo del acuerdo, para que la ciudadanía pueda decidir democráticamente si llevar adelante el acuerdo.

 

Notas sobre el TISA

El Acuerdo sobre el Comercio de Servicios, conocido como TISA (por sus siglas en inglés), es un acuerdo comercial que abarca casi todos los sectores de servicios del planeta, y que está siendo negociado en secreto por 50 países, entre ellos los Estados Unidos, Canadá, Australia, Japón, Colombia, Costa Rica, Perú y los 28 países de la Unión Europea. Uruguay y Paraguay se retiraron recientemente de las conversaciones ante la indignación pública que suscitaron.

Los 50 países que participan en las negociaciones de este poco conocido acuerdo comercial abarcan el 70 % de los sectores de servicios del mundo.

Ver también