We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site by the end of the year.

10º aniversario de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente: ¡ACTÚA!

09 Octubre 2018
El 7 de octubre de 2018 "celebramos" el 10º aniversario de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente (JMTD): Los sindicatos del mundo llevamos una década luchando por situar el trabajo decente en el centro de las políticas gubernamentales y recuperar un crecimiento económico que anteponga las personas al lucro.

En los últimos 10 años, el trabajo decente se incorporó a los principales instrumentos internacionales, como el Segundo Decenio de las Naciones Unidas para la Erradicación de la Pobreza (2008-2017), la Conferencia sobre el Desarrollo Sostenible (2011) y, durante la Asamblea General de las Naciones Unidas de septiembre de 2015, el trabajo decente y los cuatro pilares del Programa de Trabajo Decente de la OIT se erigieron en elementos centrales del nuevo Programa de la OIT para el Desarrollo Sostenible. El Objetivo 8 de la Agenda 2030 pide que se promueva el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sustentable, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos.

Pero esta década también fue testigo de la crisis financiera mundial de 2007-2008, una de las peores de la historia. Los líderes políticos mundiales respondieron imponiendo recetas de austeridad que multiplicaron el desempleo, los empleos informales y precarios, la privatización y la desregulación, todo lo cual aumentó la distancia que separa al 1% más rico del resto del planeta. El trabajo decente sufrió un golpe durísimo.

A esto hay que añadir los cambios en el mundo del trabajo provocados por las tecnologías, donde las aplicaciones de Internet impulsan la economía de los trabajos esporádicos y la digitalización está provocando turbulencias en las relaciones laborales que someten a la agenda del trabajo decente a mayores presiones.

Las formas emergentes de capitalismo nacidas de la crisis nos enfrentan a nuevas relaciones laborales, como la "uberización" del trabajo, que sin duda no es el futuro del trabajo que queremos.  En el ámbito de los servicios públicos, no dejamos de ver cada vez más propuestas para privatizar, financiar y titulizar los activos de estos servicios, básicamente trasladándolos a las especulaciones del sector financiero. Las arcas públicas se vaciaron para rescatar a las instituciones financieras que estaban al borde del fracaso, pero los trabajadores y los sindicatos están contraatacando.

En los servicios públicos, la ISP

  • ayudamos a los sindicatos a comprender las conexiones entre las finanzas públicas y el trabajo decente, y a actuar: si las empresas y los más ricos del mundo siguen evadiendo impuestos, los Gobiernos seguirán sin fondos, decaerán los servicios públicos y las condiciones de trabajo serán la primera víctima, pero les seguirán de cerca nuestras comunidades.
  • encabezamos la oposición a las últimas propuestas de privatizar, financiar y titulizar los servicios públicos; nos oponemos a que se entreguen nuestros activos públicos a las instituciones financieras, cuya codicia e imprudencia causaron la crisis financiera mundial.
  • Apoyamos la creciente ola de "remunicipalizaciones", gracias a la cual los servicios privatizados están volviendo a ser de propiedad y gestión públicas.
  • Contenemos los intentos de eliminar el derecho a la huelga, que negaría a los trabajadores y las trabajadoras la capacidad de defender su trabajo, y socavaría uno de los pilares de los derechos laborales.
  • abogamos por los derechos de los migrantes y refugiados a acceder a los servicios públicos fundamentales y al trabajo decente.
  • organizamos a los trabajadores y las trabajadoras jóvenes, a menudo los más afectados por la falta de oportunidades de trabajo decente.

En todas estas luchas, el mensaje de la ISP es claro: "Los sindicatos deben ser capaces de luchar en múltiples frentes y colaborar con aliados de la comunidad para defender la agenda del trabajo decente, que constituye la base para disfrutar de unos lugares de trabajo justos y equitativos y fortalecer a las familias y comunidades", en palabras de Rosa Pavanelli, Secretaria General de la ISP.

De estos limitados pero incesantes éxitos hemos aprendido que el acceso universal a unos servicios públicos de calidad y sensibles al género son esenciales para lograr un mundo mejor.

¡Celebramos el 10º aniversario de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente conscientes de todo ello y pedimos a todos los trabajadores y las trabajadoras que se unan a los sindicatos para luchar por el Trabajo Decente para Todos!


Esta declaración está disponible en: inglés, francés, español, alemán y ruso

Ver también