We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

Todos tenemos la responsabilidad de proteger a los refugiados, respetar los derechos humanos y defender nuestra humanidad

20 Junio 2016
“Al conmemorar el Día Mundial del Refugiado, expresamos nuestra profunda alarma por la escalada de violencia y conflictos en muchas partes del planeta, además de la cultura de la indiferencia, del miedo e intolerancia que está permeando paulatinamente nuestras sociedades”, afirma Rosa Pavanelli, Secretaria General de la Internacional de los Servicios Públicos.

De acuerdo con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, a finales de 2014 había unos 60 millones de personas desplazadas en todo el mundo, debido a la persecución, la guerra, la violencia y las violaciones de los derechos humanos. Casi 20 millones de ellas son refugiados, de los cuales, más de la mitad son niños y niñas. Estas personas, que huyen de sus países porque temen por su vida, afrontan riesgos mayores e incluso encuentran la muerte al cruzar el mar y las fronteras terrestres. Según la Organización Internacional de la Migración, en 2015 fallecieron 3771 migrantes intentando cruzar el mar Mediterráneo. En 2015, más de un millón de personas llegaron a Europa por mar, una cifra cinco veces superior a la de 2014. Estos inmensos flujos de migrantes y refugiados no cesarán mientras continúen la guerra en Siria, los conflictos bélicos en Afganistán e Irak, la inestabilidad de Libia y en muchas partes de África.

“Las personas huyen para salvar su vida y están buscando protección. Sin embargo, los Estados, sobre todo los de las economías desarrolladas, están incumpliendo su obligación internacional de ofrecerles protección, de acuerdo con las normas internacionales de derechos humanos y del derecho internacional humanitario. Aquí, en Europa, los gobiernos de la UE ni siquiera lograron pactar el reparto equitativo del millón de refugiados que ha venido para clamar protección. ¿Han olvidado acaso que los países más pobres albergan ya el 86 % de los más de 20 millones de refugiados que hay en el mundo?”, pregunta Pavanelli. “Ha llegado la hora de que cada país, sobre todo los ricos, asuma la parte que le corresponde en dicha responsabilidad. Todos tenemos la responsabilidad de proteger a los refugiados, respetar los derechos humanos y defender nuestra humanidad”, declara.

 “El reciente Acuerdo sobre los Refugiados concluido entre la UE y Turquía es del todo inaceptable y debe ser condenado”, afirma Pavanelli.

Este acuerdo de “uno por uno”, suscrito entre la UE y Turquía para devolver a los migrantes que llegan a Grecia irregularmente desde Turquía, dispone que por cada sirio devuelto desde Grecia a Turquía, la UE acogerá a un sirio que ya se encuentre en Turquía”.

 “Mediante este acuerdo, la UE está flagrantemente “subcontratando” a otros países sus obligaciones humanitarias y de derechos humanos. La ISP condena este tipo de acuerdos; son inmorales y violan los derechos humanos y el derecho humanitario, ya que se toleran las expulsiones masivas, en lugar de respetar el derecho a determinar cada caso individualmente, y trata a los refugiados como mercancías”, afirma.

Durante los preparativos de la Reunión Plenaria de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el abordaje de grandes movimientos de refugiados y migrantes, que tendrá lugar el 19 de Septiembre de 2016, la ISP insta a sus organizaciones afiliadas a cabildear a sus respectivos gobiernos para que apoyen políticas basadas en los derechos que garanticen a todos los migrantes y refugiados acceso a los servicios públicos, a protección social y a un empleo digno en el mercado de trabajo.

“Factores de peso, como la pobreza extrema, los regímenes represivos, las asimetrías en el desarrollo, las catástrofes relacionadas con el clima y los conflictos provocados por la lucha por los recursos provocarán más desplazamientos humanos en los próximos años. ¡Ha llegado el momento de actuar!”

 

Más información:

Ruta de la Vergüenza en Ginebra, Suiza el 3 de junio de 2016

Ver también