We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

Resolución 12: Educar y movilizar a los/las trabajadores/as y al público a favor de sistemas tributarios justos para financiar servicios públicos de alta calidad

30 Noviembre, 2012
Fuente: 
PSI

El 29 Congreso Mundial de la Internacional de Servicios Públicos (ISP), reunido en Durban del 27 al 30 de noviembre de 2012

OBSERVA LO SIGUIENTE:

Los servicios públicos de alta calidad son fundamentales para el bien común, las necesidades de una sociedad moderna y el desarrollo de la democracia. Estudios realizados han demostrado que el nivel de gasto público está profundamente vinculado con el crecimiento de la economía y los beneficios para la sociedad. De hecho, existe una correlación directa entre el gasto público y el crecimiento económico y el progreso social. Es nuestra responsabilidad concienciar a nuestros/as afiliados/as y al público sobre esta conexión y actuar a favor de políticas que mejoren la financiación de los servicios públicos de alta calidad.

David Hall, director del departamento de investigación de la Universidad de Greenwich en Londres, ha demostrado que los países que invierten más fondos públicos en infraestructura y servicios públicos tienen más posibilidades de hacer crecer su economía y responder a las necesidades de sus ciudadanos/as. Sin embargo, la financiación estable de este tipo de inversión requiere un sistema tributario justo e igualitario que pueda proporcionar ingresos constantes a largo plazo. El impuesto sobre las transacciones financieras, un impuesto de un pequeño porcentaje sobre las transacciones institucionales de divisas, acciones, bonos, derivados y valores sobre tipos de interés, ha mejorado la fiabilidad del sistema tributario y lo ha hecho más justo e igualitario para todos/as los/las ciudadanos/as.

Los/las trabajadores/as, el público en general y los/las responsables de la toma de decisiones deben ser conscientes de que la imposición de medidas de austeridad en estos tiempos difíciles es una fórmula para el desastre que acarreará más recesión y depresión. Podemos avanzar hacia una economía mejor si concienciamos a nuestros/as afiliados/as y movilizamos al público para promover una política tributaria mejor y una mejora de la financiación de servicios públicos de alta calidad.

Considerando        

que el aumento de la inversión en los servicios públicos puede asegurar y crear los servicios de alta calidad que necesitan tanto los empleadores como los/las trabajadores/as y ciudadanos/as;

Considerando        

que la financiación pública es esencial para servicios de transporte, electricidad y agua de calidad, así como para servicios como la atención médica y la educación, algo necesario para el funcionamiento adecuado de una economía moderna;

Considerando        

que las economías que perpetúan la desigualdad y la pobreza tienden a limitar los ingresos fiscales necesarios para apoyar los servicios públicos, limitando así el desarrollo de toda la economía. Por el contrario, los países con políticas fiscales progresivas tienden a promover un ciclo de crecimiento económico, generando mayores ingresos fiscales para seguir invirtiendo en servicios públicos de alta calidad en beneficio de la sociedad. Además, los servicios públicos de calidad pueden beneficiar a los que se encuentran en el extremo inferior de la economía y contribuir a crear una mayor igualdad y más oportunidades para todos/as;

Considerando        

que durante los últimos años las instituciones financieras privadas han manipulado el mercado y han ejercido prácticas perjudiciales para el consumidor que ponen en peligro la economía de los países de todo el mundo. Estas prácticas han provocado fluctuaciones bruscas en el mercado que han destruido economías, países, comunidades y trabajadores/as. Esta volatilidad ha permitido la creación de burbujas económicas que estallan cada vez más frecuentemente, rasgando el tejido de nuestra sociedad;

Considerando         que el gasto público en infraestructura, servicios y programas para el empleo puede ser nuestra herramienta más efectiva para abordar la volatilidad del mercado. Asimismo, a la hora de crear empleo y responder de manera efectiva a las necesidades de países devastados por la recesión, el gasto público ha tenido mucho más éxito que esperar la asistencia de instituciones financieras privadas;

Considerando        

que la diferencia entre los impuestos liquidables y los que realmente se recaudan es a menudo enorme debido a la elusión legal de impuestos y al fraude fiscal generalizados. Los países simplemente no recaudan los impuestos que se deben. El motivo puede ser el fraude fiscal, una cultura de incumplimiento o un sistema de recaudación fiscal ineficaz y sin los recursos adecuados. En cualquier caso, este tipo de cultura envía un mensaje negativo a todos/as los/las ciudadanos/as, ya que socava la legitimidad del gobierno y el sistema tributario que financia los servicios gubernamentales;

Considerando        

que la inversión pública para la “creación de empleo” se ofrece con demasiada frecuencia a empresas y negocios a través de subvenciones fiscales que no se registran y que las empresas y negocios que se benefician de este gasto público no deben rendir cuentas de la creación de empleo prometida a cambio de esta inversión;

Considerando        

que la inversión pública en infraestructura y servicios gubernamentales también beneficia en gran medida a las empresas, los negocios y los individuos más ricos de nuestra sociedad. Sin embargo, estas mismas empresas, negocios e individuos a menudo acaban pagando impuestos a un tipo impositivo considerablemente inferior al que les corresponde. El resultado es que aquellos con menos ingresos asumen una parte mayor de los impuestos generales para poder mantener los servicios prestados a la sociedad;

Considerando        

que los gobiernos deben establecer estructuras fiscales justas, equitativas y progresivas que puedan garantizar los recursos necesarios para la inversión adecuada en servicios públicos de alta calidad a largo plazo:

Resuelve                  

que la Internacional de Servicios Públicos actuará para apoyar la aplicación de políticas fiscales más justas, igualitarias y progresivas para mejorar los niveles de financiación de servicios públicos de alta calidad. Estas políticas son necesarias para abordar la volatilidad que se ha convertido en una característica habitual de la economía mundial;

Resuelve                  

que la Internacional de Servicios Públicos actuará para apoyar la adopción del impuesto sobre las transacciones financieras como un medio para poner en marcha un sistema de recaudación fiscal más justo, más igualitario y más fiable. La adopción de este tipo de sistema mejorará la recaudación fiscal y ayudará a abordar la volatilidad del mercado; y

Resuelve                  

que la Internacional de Servicios Públicos trabajará con sus afiliadas de todo el mundo y con otras Federaciones Sindicales Internacionales para concienciar a los/las trabajadores/as, los/las dirigentes sindicales y los/las dirigentes políticos/as y de las comunidades sobre la necesidad de llevar a cabo reformas fiscales para apoyar los servicios públicos de alta calidad. Esta concienciación puede hacer que la gente actúe en cada nivel del gobierno para lograr cambios políticos a favor de los servicios públicos. Juntos podemos movilizar al público para que apoye los cambios, las reformas y las nuevas estrategias que conducirán a una economía mejor para el bien común.

Véase todas las Resoluciones del Congreso así como el Programa de Acción y los Estatutos.

Descargas

Ver también