NO a la privatización de la atención quirúrgica ambulatoria en los HUG

06 Mayo 2018

Los Hospitales Universitarios de Ginebra, HUG (Hôpitaux Universitaires de Genève) sacaron en febrero a licitación la gestión de sus servicios de atención quirúrgica ambulatoria, a la que pueden presentarse "socios" privados, a través de asociaciones público privadas (PPP). Se trata, como señala la afiliada suiza de la ISP, Le Syndicat des Services Publics (SSP), de una introducción subrepticia de la privatización de la atención quirúrgica.

En una carta de solidaridad dirigida al SSP, la Secretaria General de la ISP, Rosa Pavanelli, elogia la postura ejemplar del sindicato. Señala que la iniciativa de la gerencia del hospital "supone un ataque frontal a la sanidad como derecho humano fundamental y tendrá graves consecuencias para las condiciones laborles del personal de la salud".

Los hospitales universitarios de Lausana ya llevaron a cabo una forma similar de privatización, con consecuencias nefastas para el personal y el sistema sanitario. El SSP viene luchando contra la privatización de los servicios de salud que el Consejo de Estado de Ginebra lleva impulsando desde hace treinta años.

Se comenzó con la subcontratación de los servicios no clínicos, empezando por los servicios de limpieza. La resistencia liderada por el SSP frenó esta primera ola de privatizaciones. Posteriormente privatizaron los servicios farmacéuticos, a pesar de la oposición frontal del sindicato.

Además, se ha afianzado la precariedad laboral en los HUG, que cada año contratan 1.200 empleados temporales, mal pagados y en condiciones de trabajo inhumanas. El personal permanente también se sufre las estrategias de flexibilización laboral que les aplica la gerencia.SSP - HUG hospital

Un ejemplo flagrante de ello fue la decisión unilateral de la gerencia de aumentar de 8 a 10 horas la jornada laboral diaria de los auxiliares de enfermería, el pasado mes de junio. El personal se organizó para luchar. El SSP escribió varias cartas a la gerencia exigiendo una revocación de esta decisión y los auxiliares de enfermería de quirófano convocaron una manifestación. Lograron una gran victoria y se restableció la jornada de ocho horas al día.

Esta victoria sirvió de inspiración para otros trabajadores y trabajadoras. Pero la gerencia no se dio por vencida y continuó apostando por políticas que socavarán el acceso universal a una asistencia sanitaria de calidad y los derechos de los trabajadores, en beneficio de los intereses de las empresas en el ámbito de la salud, como podemos comprobar en este reciente asalto privatizador.

Esta vez decidió presentar las medidas para privatizar los servicios de cirugía ambulatoria como un "partenariado social". Pero esta nueva política se estableció sin ninguna forma de diálogo social. Y tampoco redundará en interés de la mayoría de la población residente en Ginebra.

Si esta política se acaba implantando, los trabajadores de la salud que en la actualidad tienen contratados los HUG estarán a merced de consideraciones de rentabilidad, que los inversores privados priorizarán sobre cualquier otra consideración, ya que es algo inherente a los intereses empresariales.

Además del personal de atención quirúrgica ambulatoria, los técnicos de laboratorio, radiólogos, dietistas, personal de transporte, personal de seguridad y otros trabajadores y trabajadoras conexos se verán sometidos al yugo de la precariedad laboral.

Pero el SSP y sus miembros se inspiran en su larga historia de lucha y solidaridad. Luego de la victoria que frenó la ampliación de la jornada laboral en octubre, se movilizaron contra la externalización de los servicios de asistencia social a las personas mayores en los Etablissements Médico-Sociaux, EMS (residencias para personas mayores). Decenas de trabajadores y trabajadoras secundaron el paro y muchos se unieron a piquetes desafiantes.

La lucha continuará hasta la victoria. Sólo se puede hacer retroceder la creciente oleada de privatizaciones mediante una lucha sin tregua por poner a las personas por encima de los beneficios. La ISP prestará todo el apoyo posible al SSP en su movilización para frenar la privatización de los HUG. La ISP y sus afiliadas de todo el mundo continuarán poniendo en tela de juicio las asociaciones público privadas y las demás formas de privatización.

¡Nuestra salud no está en venta! #OurHealthIsNotForSale

 

Ver también