We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

Los bombardeos de escuelas y hospitales en Siria violan el derecho internacional

17 Febrero 2016
Bandera siria
Al menos 50 civiles, incluidos niños, murieron el lunes 15 de febrero en varios bombardeos en las provincias de Aleppo e Idlib. En un hospital apoyado por Médicos Sin Fronteras (MSF) murieron cinco pacientes, un encargado de mantenimiento y un guarda del centro hospitalario.

Las incursiones aéreas del lunes 15 de febrero contra cinco hospitales y dos colegios, en varias localidades del norte de Siria, mataron a 50 personas e hirieron a decenas.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, calificó los ataques de “violaciones flagrantes de las leyes internacionales” que “están degradando más aún el devastado sistema sanitario e impidiendo el acceso a la educación en Siria”.

La Secretaria General de la ISP, Rosa Pavanelli, considera “lamentable que, en el juego por un nuevo orden geopolítico, las víctimas sean los civiles” y añade que “resulta especialmente inaceptable y contrario a las leyes internacionales que los hospitales sean objetivos militares”.

Entre los cinco hospitales alcanzados por los misiles, el de Maarat al-Numan, en la provincia de Idlib, funciona con apoyo del grupo humanitario Médicos Sin Fronteras (MSF).

Massimiliano Rebaudengo, Jefe de Misión de MSF, informó que el hospital fue alcanzado en cuatro ocasiones durante al menos dos ataques efectuados con minutos de diferencia. Perdieron la vida al menos cinco pacientes, un encargado de mantenimiento y un guarda del hospital. Otros ocho miembros del personal permanecen desaparecidos.

"Esto parece un ataque deliberado contra la estructura de salud […] La destrucción de este hospital deja a una población de unas 40.000 personas sin acceso a servicios médicos en una zona activa del conflicto”, afirmó Rebaudengo.

“Una vez más, médicos, enfermeras, trabajadores y trabajadoras del sector de la salud y docentes son los héroes anónimos a quienes su misión de defender los derechos humanos en un entorno inhumano muchas veces les cuesta la vida”, afirma Pavanelli.

MSF recordó también que, el 5 de febrero, varias incursiones aéreas contra otro hospital apoyado por MSF en la localidad de Daraa, al sur de Siria, mataron a tres personas y otras seis resultaron heridas.

En la ciudad de Azaz, en la provincia de Aleppo, otro hospital fue alcanzado por misiles, muriendo al menos 14 personas. En ese mismo raid se bombardeó un colegio que servía de centro de acogida a desplazados de otras localidades.

“Es imposible que sea una coincidencia que tantos hospitales sean blanco de los ataques. Sea cual sea la razón para bombardearlos, es inaceptable, ilegal, criminal y debe ser impedido”, afirma Pavanelli.

Lejos de admitir su responsabilidad, las fuerzas sirias, rusas y estadounidenses intercambian acusaciones sobre la autoría de los bombardeos a los hospitales. La participación de Turquía está incendiando aún más el escenario. El hecho es que la guerra contra DAESH se está convirtiendo en una guerra por el nuevo liderazgo sobre Oriente Medio y, en términos generales, a escala mundial.

“Nos encontramos al borde de una guerra global que los dirigentes mundiales están intentando ocultar, pero que ya resulta visible en el terrible sufrimiento que padecen millones de civiles”, concluye la Secretaria General de la ISP.

 

Ver también