We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

La lucha por un seguro de salud nacional en Sudáfrica

21 Enero 2019
Los días 29 y 30 de agosto de 2018, la oficina subregional de la ISP para África del Sur organizó una conferencia titulada "Hacia un seguro nacional de salud popular". La conferencia fue iniciativa de los Trabajadores Jóvenes de la ISP y reunió a aproximadamente 27 sindicatos, organizaciones de la sociedad civil y académicos progresistas con el fin de debatir y luchar por el Seguro Nacional de Salud (NHI).

El objetivo principal de la conferencia fue crear alianzas con otras OSC que apoyan la justicia social para impulsar una política nacional de atención de la salud que garantice el acceso universal a la atención médica de calidad.

En junio de 2018, el Ministerio Nacional de Salud de Sudáfrica publicó el Proyecto de Ley de NHI, que exponía la intención del gobierno de poner en marcha un Fondo de Seguro de Salud Nacional que actúe como único comprador público y financiador de servicios de la salud, así como organismos oficiales relacionados destinados a gestionar el NHI en Sudáfrica. La oficina subregional de la ISP para África del Sur recibió el proyecto de ley con un optimismo moderado y presentó observaciones sobre cómo el proyecto de ley en su formulación actual reproduce las divisiones de clase y la discriminación en lugar de proporcionar un marco para el acceso equitativo a la asistencia médica para todos.

En la economía de mercado, la atención médica se ha convertido en una mercancía. Una investigación reciente sobre el sistema de salud de Sudáfrica puso de manifiesto la profunda desigualdad que existe entre la prestación privada y pública de servicios de salud El 16% privilegiado de la población que tiene acceso a un seguro médico es atendido por el 70% de los médicos del país en el sector privado, y presenta un exceso del número de camas. En contraste, el sistema médico público lidia con una escasez devastadora de camas, equipos, medicamentos y personal.

La secretaria general de la ISP, Rosa Pavanelli, inauguró la conferencia y presentó la Campaña por el derecho a la salud de la ISP. Así pues, habló sobre la importancia de instaurar un sistema fiscal progresivo y la necesidad de poner fin a las exenciones y a los incentivos fiscales para las corporaciones con el fin de financiar el NHI e invertir en instalaciones públicas. Esto resulta especialmente pertinente teniendo en cuenta que el Proyecto de Ley de NHI viene acompañado por iniciativas legislativas que socavan los principios de la atención médica universal, así como la noción de un paquete de beneficios único e igual para todos.

El modelo de transición propuesto por el gobierno para la plena implementación del NHI también establece paquetes de planes de asistencia médica a los empleados del sector formal, ofreciendo una tabla de salvación a los planes de asistencia médica. Además, el proyecto de ley de enmienda de los planes de asistencia médica adecúa los programas al NHI. Este es un ejemplo de cómo el sector privado ha ejercido presión para influir en la política del gobierno.

En un debate sobre los derechos de los migrantes, se decidió que el NHI debería volver al planteamiento inicial que tenía en el Libro Blanco, que ofrecía a los migrantes accesos completo a los paquetes de beneficios del NHI. En virtud del proyecto de ley actual, los migrantes indocumentados no tienen derecho a acceder ni siquiera a la atención de emergencia.

También existe una desigualdad entre las respuestas a las necesidades médicas rurales y urbanas: la salud rural requiere una reforma urgente, puesto que la mala gestión, la corrupción, la escasez de personal y la falta de financiación han mermado su capacidad de prestar servicios eficaces. El Fondo de NHI solo contratará servicios médicos a proveedores de servicios que se adecúen a la Oficina de Cumplimiento de Normas de la Salud (OHSC).

Esto fomentará una continua desigualdad en materia de salud, debido a que pocos establecimientos de la salud públicos auditados han podido cumplir estas normas, dados los muchos años de financiación insuficiente. Esto significa que es más probable que el NHI contrate servicios de proveedores de atención médica privados, lo que afianza la desigualdad en el sistema. Desafortunadamente, el proyecto de ley no especifica cómo se mejorarán los servicios en las zonas más marginadas.

La ISP y sus afiliadas solicitaron una mayor rendición de cuentas y transparencia, así como la inclusión de representantes sindicales y de la sociedad civil en los diversos consejos de toma de decisiones de las instituciones y los órganos que se han creado, con el fin de garantizar que los intereses de las personas que utilizarán el fondo se planteen desde una posición de experiencia y no desde un presunto conocimiento. Aquí es donde las voces sindicales y comunitarias resultan esenciales.

La ISP formuló las siguientes recomendaciones para el proyecto de ley:

  1. Los planes de asistencia médica deben estar desvinculados del NHI. El Fondo de NHI debe constituir un sistema único financiado con impuestos, que contrate un paquete integral único para todos los usuarios del NHI, independientemente de su clase, raza, género, sexualidad y nacionalidad.
  2. El Consejo del Fondo de NHI debe someterse a más mecanismos de responsabilidad y de supervisión.
  3. El ministro debe cesar de inmediato la implementación y la promoción de los acuerdos de financiación provisionales.
  4. Debe haber una mayor inversión en la atención médica pública.
  5. Los trabajadores de la salud deben obtener mejoras en el empleo y las condiciones laborales.

La Internacional de Servicios Públicos seguirá colaborando con los sindicatos y con las organizaciones de la Sociedad civil para impulsar un sistema de atención de salud público que garantice el acceso universal a la atención médica de calidad en Sudáfrica. La oficina subregional de la ISP para África del Sur está preparada para actuar como un catalizador de campañas y acciones conjuntas que fomenten la calidad y la igualdad en materia de salud.

Ver también