We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

Francia: ¿Qué modelo de atención queremos para nuestros mayores?

23 Enero 2019
En Francia, las EHPAD son residencias geriátricas para mayores dependientes, a veces llamadas hogares de jubilados. Las EHPAD acogen a mayores de 60 años que han perdido alguna facultad mental o física y ya no son capaces de vivir solos o solas en su casa. Francia cuenta con 7.200 EHPAD y 10.000 servicios de atención domiciliaria. Alojan u ofrecen asistencia a 1,4 millones de personas mayores y dan empleo a más de 700.000 trabajadores y trabajadoras.

Desafortunadamente, el sector de atención geriátrica en Francia se enfrenta a problemas estructurales que representan una amenaza para la calidad de la prestación de este servicio. La rama de atención social y salud del sindicato CFDT está haciendo campaña contra la acuciante falta de personal y la degradación de las condiciones laborales. Una encuesta sobre los niveles de personal realizada en septiembre de 2017 se repitió en junio de 2018 y los resultados fueron abrumadores. De las 1.723 respuestas, un 35 % manifestaba que los niveles de personal en el momento de participar en la encuesta no garantizaban una atención segura y de calidad o digna para los pacientes.

Todos los sindicatos convinieron que la prestación de la atención a los mayores se había degradado hasta un nivel inaceptable y que los recursos humanos y financieros asignados al sector no eran suficientes para prestar a los mayores la atención apropiada y digna. Los problemas de contratación y un alto grado de rotación del personal acentúan la situación del personal. El sector ya no atrae a las personas que sienten vocación por este tipo de trabajo.

El personal que trabaja con personas mayores dependientes habla de «falta de dignidad», «abuso institucionalizado», «agotamiento del personal» y de que el personal «se siente culpable por prestar un servicio de poca calidad». Encontramos las mismas observaciones en los empleadores del sector y los responsables de las EHPAD. Todos coinciden en la urgente necesidad de garantizar un hospedaje, una atención y una asistencia más dignas, para los mayores.

El 30 de enero el 15 de marzo de 2018, decenas de miles de trabajadores y trabajadoras de las residencias de ancianos, de las EHPAD, así como de los servicios de asistencia domiciliaria y cuidados de larga duración de toda Francia salieron a la calle para apoyar las huelgas nacionales respaldadas por todos los sindicatos. Las huelgas contaron con mucho apoyo porque los trabajadores y las trabajadoras no pueden más. Todas las categorías de trabajadores y trabajadoras han llegado a un punto crítico, y muchos toman las calles para expresar su frustración.

Los activistas de la rama de atención social y salud del sindicato CFDT corearon consignas como «Nous sommes une richesse» (Somos una riqueza), subrayando el valor inapreciable de los asistentes sanitarios para unos cuidados de calidad a los mayores, en respuesta a los políticos que solo ven al personal sanitario como un coste. Al movimiento se unieron familias, mayores, responsables de centros geriátricos y de la administración local con lemas como: «Estoy aquí porque mi abuelo vive en una EHPAD y estoy de acuerdo con vuestras demandas».

La serie de movimientos sociales que se han sucedido desde el verano pasado suscitó una respuesta del gobierno, que ofrece aumentar el presupuesto para este sector como parte de un «gran plan para responder al problema del envejecimiento». Pero los fondos no son suficientes para cubrir las necesidades. El sindicato CFDT critica la tendencia del gobierno a conceder aumentos del gasto regulares pero muy reducidos, y los demás sindicatos deploran anuncios del gobierno que «ignoran por completo la urgencia de responder a las demandas del sector», como el incremento de los niveles de personal, mejores salarios y estructura profesional, mejores condiciones laborales y financiación permanente para la atención domiciliaria.

El Presidente Emmanuel Macron admitió que la escasez de personal es «un problema real» y que se trata de «un tema fundamental hoy y aún más en el futuro». El gobierno francés se ha comprometido a solucionar el desorden que caracteriza en la actualidad la atención de las personas mayores y a responder al envejecimiento demográfico.

La rama de atención social y salud del sindicato CFDT cree que es urgente tener un amplio conocimiento del tema del cuidado de las personas mayores y no solo incrementar el presupuesto. El sindicato CFDT apoya las recomendaciones del Consejo Económico, Social y del Medio Ambiente[1] (CESE) en su informe «Vieillir dans la dignité» (Envejecer con dignidad) publicado el 24 de abril de 2018:

  • Prevenir, anticipar y financiar la pérdida de autonomía;
  • Adaptar la prestación de los servicios domiciliarios y los de las residencias para responder a las necesidades y a las expectativas;
  • Encontrar nuevas formas de trabajar juntos para responder al reto de prestar una asistencia completa y digna e introducir inmediatamente los niveles mínimos de personal de salud de cabecera en todas las EHPAD.

Esperamos que el gobierno francés siga una estrategia a largo plazo para que ofrezca a la ciudadanía una verdadera vía de avance. El sindicato CFDT está dispuesto a aportar el trabajo necesario que garantice la emergencia de un nuevo modelo de asistencia a las personas mayores. ¡Todo el mundo tiene derecho a la salud!

 

Ver también