We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

El derecho a la salud en Tanzania

11 Abril 2018
El gobierno de Tanzania ha tomado algunas medidas para mejorar el acceso a la salud de todos los ciudadanos, por ejemplo, aumentando el presupuesto en un 35%. Pero el sindicato de trabajadores sanitarios TUGHE cree que para mejorar la calidad de los servicios en el sector de la sanidad y aumentar la productividad en el país, el gobierno debería invertir más recursos en mejorar las condiciones laborales y afianzar la motivación de los trabajadores sanitarios.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como "el estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades".

La salud es uno de los principales factores determinantes para medir el desarrollo social y económico de cualquier país. En Tanzania, de acuerdo con la Constitución del país, la salud es un derecho y no un privilegio. Como estipula el Artículo (11), (1) de la Constitución:

“La autoridad estatal tomará las disposiciones adecuadas para la realización del derecho de una persona al trabajo, a la autoeducación y al bienestar social en momentos de vejez, enfermedad o discapacidad y en otros casos de incapacidad. Sin perjuicio de esos derechos, la autoridad estatal tomará las medidas adecuadas para garantizar que cada persona pueda ganarse la vida”.

El gobierno de Tanzania ha tomado algunas medidas para mejorar el acceso a la salud de todos los ciudadanos, por ejemplo, aumentando el presupuesto en un 35%. Pero esto no se corresponde con una mejora de las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras sanitarios que prestan servicios de salud a la población. Así pues, las condiciones laborales en este sector siguen siendo sumamente inadecuadas.

La inversión realizada por el gobierno se ha concentrado principalmente en nuevas infraestructuras, mientras que el personal de atención médica exige más formación, protección de la salud y seguridad en el trabajo, así como aumentos salariales.

En comparación con otros países del África subsahariana, Tanzania es el país que más trabajadores sanitarios por cada 1 000 habitantes posee, pero la proporción sigue siendo baja. Esto se debe en parte al reducido número de alumnos que se matriculan en escuelas de medicina y salud pública. El gobierno ha aumentado el número de estudiantes matriculados para llevar a cabo cursos relacionados con la salud de 13 002 en 2015/2016 a 13 632 en 2016/2017.

Por otra parte, el gobierno ha tomado medidas para aumentar el número de nuevos empleados en el sector de la sanidad. La cifra pasó de 7 471 a 9 345 en 2014, y sigue aumentando.

No obstante, muchos trabajadores sanitarios migran al extranjero o a otros sectores, debido a factores relacionados con la retención de personal, como la escasa remuneración y las desfavorables condiciones laborales.

Como parte del Plan Nacional de Seguridad Sanitaria de 2017/2021, destinado a combatir enfermedades epidémicas como el Ébola, se formó a 110 trabajadores sanitarios sobre cómo hacer frente a enfermedades infecciosas epidémicas.

Sin embargo, el suministro de inmunización y vacunación, que es la mejor medida sanitaria contra la Hepatitis C y el Ébola, resulta inadecuado. Los sindicatos han puesto de relieve la necesidad de que el gobierno también proporcione formación sobre salud y seguridad para evitar que los trabajadores sanitarios se vean expuestos a riesgos laborales y enfermedades como las relacionadas con el Ébola, la Hepatitis B y C, el VIH/SIDA y otras enfermedades relacionadas con la profesión. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha publicado una lista detallada de las medidas que los empleadores deben cumplir a la hora de proporcionar información, educación, formación y medidas de protección, incluida la vacunación a sus trabajadores:

http://www.ilo.org/legacy/english/protection/safework/cis/products/safetytm/chemcode/09.htm

El sindicato de trabajadores sanitarios TUGHE cree que para mejorar la calidad de los servicios en el sector de la sanidad y aumentar la productividad en el país, el gobierno debería invertir más recursos en mejorar las condiciones laborales y afianzar la motivación de los trabajadores sanitarios. Esto incluye: brindar apoyo a los trabajadores sanitarios haciendo más hincapié en la formación, sobre todo, en la formación laboral; aumentar el número de trabajadores sanitarios; y aumentar los salarios con el fin de impulsar la moral de los profesionales de la salud.

El gobierno ha de reconocer que los trabajadores constituyen el principal recurso para proporcionar mejores servicios sanitarios y aumentar nuestra productividad; el gobierno debe invertir en trabajadores sanitarios aumentando los salarios, las prestaciones personales y otras formas de motivación, como la formación. Para que el sector sanitario funcione de manera efectiva y eficiente, el gobierno debe proporcionar las herramientas necesarias para los trabajadores.

El seguro nacional de salud debería mejorarse y ampliarse para que cubra a todos los tanzanos independientemente de sus ingresos, contribuciones o estatus económico. En pocas palabras, debe examinarse la política nacional de seguro de salud a fin de garantizar que todos estén cubiertos y gocen de mejores servicios sanitarios.

Los sindicatos, como parte de un movimiento más amplio de la sociedad civil, pretenden llevar a cabo campañas que promuevan el derecho a la salud y la seguridad, y que protejan el medio ambiente. Y esto concuerda con la campaña mundial sobre el derecho humano a la salud implementada por la Internacional de Servicios Públicos (ISP). Algunos de los temas que dicha campaña abarcará en Tanzania son las respuestas de los sindicatos al cambio climático, tal como propone la Estrategia Nacional de Cambio Climático de 2012, y la limpieza en el lugar de trabajo para promover una buena higiene laboral.

El sector de la sanidad representa un sector clave para el desarrollo socioeconómico del país y un impulsor de otros sectores económicos. El gobierno debe reconocer esto invirtiendo en los trabajadores sanitarios, ya que de este modo mejorarán las condiciones de vida, no solo de los trabajadores y trabajadoras sino de la población en general.

Este artículo es un extracto del boletín Derecho a la Salud – número 4 (Abril-Mayo de 2018). Suscríbase al boletín informativo el “Derecho a la Salud”. Envíenos sus artículos.

Ver también