We are building a better web presence. Visit our beta website to take part in a better experience which will replace the current site soon!

Discurso : Declaración sobre la justicia fiscal a la mesa redonda de la Conferencia FFD3

16 Julio, 2015
Fuente: 
PSI
Declaración sobre la justicia fiscal de la Secretaria General de la ISP, Rosa Pavanelli, durante la primera mesa redonda de la Tercera Conferencia Internacional sobre Financiación para el Desarrollo (FpD3).

La ISP está participando de manera destacada en la Agenda de Desarrollo post-2015 y, junto con otros sindicatos y aliados de la sociedad civil, reclama el establecimiento de un organismo fiscal intergubernamental que impida la sangría de miles de millones en ingresos fiscales en todos los países; la incorporación de salvaguardias genuinas en las asociaciones público-privadas (PPP), y que esta agenda excluya la promoción de las PPP en la sanidad, la educación y el agua.

Representantes de la ISP participaron en numerosos eventos paralelos y mesas redondas durante la Tercera Conferencia Internacional sobre Financiación para el Desarrollo (FpD3).

La Secretaria General de la ISP, Rosa Pavanelli, leyó la siguiente declaración durante la primera mesa redonda de la conferencia FpD3, Mesa redonda 1: Alianzas mundiales y las tres dimensiones del desarrollo sostenible:

“La FpD3 pretende reducir las desigualdades y la pobreza que se han extendido en los últimos años. Contar con empleos dignos, salarios decentes, protección social, acceso a los servicios públicos y unos sistemas fiscales progresivos y equitativos resultan clave para el desarrollo sostenible. Se debe partir del principio de responsabilidad Común pero Diferenciada a fin de apoyar la legitimidad política y que la agenda de la FpD tenga repercusiones efectivas.

Los gobiernos tiene el mandato de cumplir las obligaciones en materia de derechos humanos de su ciudadanía y los servicios públicos constituyen la herramienta que puede garantizar el acceso universal. Promover la inversión privada no es la vía que permitirá cumplir dicha obligación, ni garantizar el disfrute de los derechos humanos de todos y de todas.

Durante el reciente brote de Ébola, fuimos testigos de la muerte de miles de hombres y mujeres, incluidos más de 500 trabajadores y trabajadoras de la sanidad, por la falta de un sistema de sanidad pública.

Luego de cada catástrofe natural, lamentamos las víctimas y celebramos la valentía del personal de primera intervención, pero apenas vemos que se invierta en la prevención y protección de la población y las comunidades.

La sanidad, la educación, el agua potable y el saneamiento son servicios esenciales que permiten afrontar las causas de la pobreza y no pueden ser tratadas como mercancías. FpD3 debe excluirlas de la financiación privada y de las PPP.

Por ello, la movilización de ingresos nacionales constituye uno de los cimientos básicos de la legitimidad política y de la financiación de los Estados.

La larga lista de compañías multinacionales que evaden y eluden impuestos es, por fin, una evidencia reconocida como un escándalo mundial que contribuye a la desigualdad creciente. Las prácticas tributarias de estas compañías están afectando a los países desarrollados y en desarrollo, pero el impacto para estos últimos es mucho más catastrófico. El programa BEPS constituye un primer paso, pero se trata de un compromiso demasiado débil que continúa excluyendo a los países en desarrollo.

Acogemos con satisfacción el informe de ICRICT y apoyamos la reclamación de que las corporaciones deben pagar los impuestos, del mismo modo que lo hacemos el resto de los trabajadores y trabajadoras. Deben pagar como una compañía única y tributar en los países donde llevan a cabo sus actividades empresariales.

El compromiso de ampliar la base impositiva debería partir de las compañías, en lugar de centrarse en la inclusión del sector formal, que implica una carga mayor para los más pobres de los pobres. La adopción de una hoja de ruta para implementar una tributación progresiva y equitativa en todo el mundo puede cambiar el perfil de la FpD3 e impulsar la credibilidad de la comunidad internacional.

Los impuestos son algo demasiado importante para que se decidan en pequeños clubs. Necesitamos un organismo fiscal intergubernamental, dentro de la ONU, que garantice soluciones y ayude a desarrollar un entorno democrático y transparente en el que estén representados todos los intereses y se escuchen todas las voces

Para más información sobre las actividades de la ISP en la conferencia FFD3, consultar:

Ver también